Ajuste de la potencia contratada

Recibo de la luz

Los precios de la luz no paran de subir. En octubre tuvimos un incremento de los precios del 3,1% y en los últimos tres años el coste de la luz ha subido un 30% según Facua. Además, desde la subida del mes de agosto, ya no sólo hay que pensar en el ahorro en el término de consumo, ya que el Gobierno aumentó los costes fijos, es decir, los costes por potencia.

Es por este motivo muy importante tener una potencia contratada ajustada a las necesidades, para de esta forma poder ahorrar en la factura de la luz y no pagar más de lo que verdaderamente se necesita.

¿Qué es la potencia contratada?

La potencia contratada es la “potencia máxima” que se puede consumir de forma simultánea.

En viviendas y pequeños comercios se instala un interruptor de control de potencia (IPC), que salta cuando la potencia consumida es superior a la contratada, produciendo un apagón en la instalación eléctrica. En este caso, la potencia contratada depende de los electrodomésticos y del sistema de calefacción y aire a condicionado.

Existe la posibilidad de contratar un precio diferente según las horas de consumo, son las tarifas con discriminación horaria. En ese caso se determinará una potencia contratada por cada periodo (punta, valle o supervalle). La energía en este tipo de tarifas tiene un coste más bajo en las horas valle que en las horas punta. Este tipo de contrato es de interés cuando puede acomodar los consumos en las horas de precio más bajo y evitar los consumos en las horas punta.

En industrias y edificios con potencia contratada superior a 15KW se instala un equipo denominado maxímetro, que almacena la potencia máxima consumina en el periodo facturado. En función del valor registrado (potencia máxima) se calcula el término de potencia de la factura. Para este tipo de consumindores existe una penalización en el coste de la factura eléctrica cuando consumen más potencia de la que contratan.

Si la tarifa es de tres periodos, pueden darse tres situaciones de pago por potencia:

  • Si el valor del maxímetro registrado es menor del 85% de la potencia contratada, entonces la potencia facturada será el 85% de la potencia contratada, obteniendo por tanto una “bonificación”
  • Si el valor del maxímetro se encuentra entre el 85% y el 105%, entonces la potencia facturada será el valor del maxímetro registrado.
  • Si el valor del maxímetro es superior al 105% de la potencia contratada, entonces se facturará el valor registrado por el maxímetro más el doble de la diferencia entre ese valor registrado y el 105%, lo que puede suponer una penalización importante.

Es por tanto muy importante tener una potencia contratada que realmente se ajuste a nuestro consumo, ya que si se supera se puede pagar mucho más, pero si estamos muy por debajo, también estaremos pagando más de lo que deberíamos, pues siempre estará el mínimo del 85% de la potencia contratada. Hay que destacar, que siempre que se realice el ajuste de potencia contratada, habrá meses donde se penalizará, pero esta penalización se compensará con el ahorro en el resto de los meses, ya que consecuentemente reducirás el mínimo del 85% de la potencia contratada y en el global del año se obtendrá un ahorro, que para la mayoría de los casos será un ahorro importante.

En el caso de que la tarifa contratada sea de seis periodos hay que realizar un cálculo más complejo para poder tener en cuenta todos los sobrepasamientos cuartohorarios.

¿Cómo puedo saber si necesito realizar un ajuste de la potencia contratada?

Si en el trascurso de un año no has penalizando por exceso de potencia, es que seguramente estés pagando de más por tener una potencia contratada más alta de lo que necesitas y esto es porque necesitas realizar el ajuste de la potencia contratada.

Tras la última subida de los precios del término de potencia en febrero de este año, el peso de este término en la factura ha aumentado y el óptimo de potencia se habrá desplazado, por lo tanto tendrás que revisar el ajuste de potencia contratada.

¿Se puede ahorrar en el término de potencia?

Para poder resolver cual es la potencia óptima de cada cliente es necesario hacer un análisis histórico para encontrar el punto de equilibrio entre el consumo y los excesos y obtener así la potencia óptima de cada periodo.

Para realizar este estudio, será necesario disponer de las últimas 12 facturas para tarifas de tres periodos y la curva de carga cuartohoraria para tarifas de seis periodos.

A partir de estos datos y una vez tengamos resuelta la potencia óptima contratada, podremos hacer una estimación del ahorro que el cliente obtendrá a partir del cambio de potencia.

Además el conocer cómo una empresa o edificio consume electricidad, es muy importante para poder plantear una política de ahorro de energía y por consiguiente una disminución del gasto eléctrico.

  • Metas
posted on   26 noviembre, 2014
in   Blog